noche
Chamanísmo

Qué encontramos en el mundo onírico

noche

Hasta que el inconsciente no se haga consciente, el subconsciente dirigirá tu vida y tú lo llamarás destino

Carl Jung

Muchas veces podemos encontrar sanación en nuestros sueños. Ya sean lúcidos o no, claros o turbios, los sueños nos muestran un aspecto de nuestro subconsciente que debemos comprender.

Nuestra mente alberga miles de retazos de experiencias que vagamente nos resultan claras conscientemente, aspectos que marcan decisivamente cada una de nuestras acciones y decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida. Los sueños son un motivo, una base del por qué de aquellas decisiones y apariencias en nuestro camino. Podemos encontrar en nuestra vida rencor, miedo, angustia, tristeza, muchas veces como algo que vagamente reconocemos el origen o que ni si quiera podemos controlar. A través de los sueños, uno puede ver y conocer el origen de nuestras frustraciones y miedos. El sueño puede ser una ventana hacia tu autoconocimiento.

Todo lo que está oculto en tu vida, se te puede mostrar a través del sueño. Una vez vas limpiando el camino de lo que no controlas, vislumbrando claramente tu inconsciente mientras estas dormido, se abrirá poco a poco una ventana de clara luz que iluminará tu mente y te permitirá tener mayor control y dirección en tu vida.

Tu vida, mientras no te conozcas en profundidad, no te pertenece, sino que será tu subconsciente y todas las huellas del pasado las que dictan tus palabras y tus decisiones en la vida. Experimentar el sueño desde la consciencia es abrirte paso hacia el autoconocimiento y el despertar.

Los sueños son una ventana a tu dolor, a tu frustración. Analiza tus sueños, obsérvalos y poco a poco intenta entenderlos. Los diccionarios de símbolos pueden servirte, pero también pueden confundirte más, pues no son reglas fijas, sino orientaciones para ir comprendiendo el mensaje del sueño.

Analizar un sueño creyendo que una parte de tu mente intenta hablarte es un error. El sueño no es una clave para tu vida ni un mensaje para ti, sino una vivencia, una experiencia, una emoción o recuerdo que duerme en tu interior. Al descubrir el sueño, uno descubre qué hay realmente en el interior. Que vivencias permanecen ocultas en la mente. Visiones de emociones pasadas, sabiduría, intuiciones, reconocimiento y encuentros con otras personas, descanso, deseos, venenos e incluso mentiras, se pueden entremezclar en el mundo onírico.

El significado de un sueño para nuestra mente consciente es algo complejo pero según más nos vamos acercando al desvelar de los sueños, más reconoceremos nuestro propio lenguaje interior.

Una parte del trabajo más importante en la comprensión del significado de los sueños es comprender que todos los aspectos que aparecen en un sueño son partes de nosotros: familiares, conocidos, enemigos, monstruos, vehículos, casas, animales, lugares… todo son reflejos del Yo.

Detente un momento a analizar algún sueño que tuviste y te marcó en el pasado y deja a un lado toda la creencia que tengas sobre él. El mismo sueño puede tener muchos significados ocultos. Imagina los personajes como partes de ti: una parte más consciente, que actúa, que decide, que recuerda, que puede saber incluso que está en un sueño; una parte dolida, enfrentada a la realidad que vive, nublada, oscura, que te muestra tu negatividad o tu egoísmo; una parte más amiga, cercana, un familiar, alguien que pudo fallecer incluso, un aspecto de tu mente intuitivo y tranquilo, siempre suele ser un personaje que no actúa pero está presente, habla, guía, te conduce; podemos encontrar o saber que hay alguna persona pero en ningún momento del sueño somos capaces de verla, puede ser alguien que se sienta en el asiento de atrás, alguien que supuestamente apareció en algún momento, pero no lo vemos, no lo sentimos, no está aunque sepamos que sí está, claramente esa parte de nuestra mente que llamamos subconsciente, que sabemos que está, viviendo, experimentando, sin embargo no podemos tocar, ni hablar, ni ver con claridad. Cada persona en un sueño te muestra una parte de ti, un personaje que vive en tu mente. Igual si tienes un sueño sobre un lugar, el mismo lugar te mostrará diferentes aspectos de ti.

Poco a poco, según comprendas esto y lo vivas con tranquilidad, tus sueños empezarán a ser un vehículo para experimentar y salir del entramado que tu mente repite. Puede ser semejante al día que decides abandonar una adicción o un problema que te afecta a diario. Un mundo nuevo de posibilidades se abren ante ti.

Cuando das este paso empezarás a tener sueños más significativos, más claros y trascendentales.

Sueños en los que viajas, tienes encuentros con seres superiores, recibes visiones trascendentales o incluso alcanzas estados elevados de conciencia.

Utiliza los sueños para comprender que aspectos hay en ti limitándote y bloqueándote en el camino. Utiliza tus sueños para conocerte y escuchar tu mundo interior y poco a poco aprende a liberarte de aquellos bloqueos que se repiten continuamente en tu subconsciente para ser dueño de tu destino y de tu vida.

Que poco a poco

tus sueños se conviertan

en una ventana abierta

hacia un cielo despejado

Recomendaciones para recordar los sueños:

-Duerme en una habitación con colores claros, tú incluso viste con colores claros.

-Dormir solo ayuda a tener mejores sueños.

-La habitación ha de estar limpia y ordenada y no tener aparatos eléctricos. Evita los ruidos y si tienes wifi en la casa apágalo.

-Los teléfonos móviles apártalos lo más posible de tu habitación y déjalos apagados. Si es posible ni si quiera los recargues en la noche.

-Duerme con tranquilidad y prepara el ir a la cama una hora antes, meditando, respirando…

-Todo lo que haces en las tres últimas horas del día pueden marcar tus sueños: películas, libros, ordenador, conversaciones… evita conflictos e intenta dejar este tiempo para disfrutar de ti y tu familia.

-Medita antes y después de dormir.

-Dirígete al sueño. El dormir ha de aprenderse desde niño, no debe ser complicado dormir, cierra los ojos y respira permitiendo que tu mente se relaje. Si no logras dormir con tranquilidad revisa que ocurre en tu vida para que no puedas dormir. No es sano agotarse para dormir, leer hasta que los ojos no puedan más, ni contar ovejitas, ni ver la televisión hasta que uno no puede más. Lo normal es que puedas descansar a la hora adecuada con tranquilidad y dirigirte a un estado onírico fácilmente.

-Evita contar los sueños que recuerdas, anótalos y guárdalos para ti. Por lo menos hasta que tengas mayor control.

Recomendaciones para ampliar el trabajo en los sueños:

-En un sueño intenta tocarte los pies con las manos.

-Recuerda datos de tu vida: tu fecha de nacimiento, tu nombre completo…

-Recuerda el día en que vives y la hora que debe de servirte.

-Recuerda, si puedes, el sueño que tuviste el día anterior.

-Intenta hablar con amigos y personas fuera de tu sueño.

-Enlaza los sueños, continúa el sueño que tuviste el día anterior.

-Decide cuándo y de qué forma quieres despertarte y recordar el sueño dentro del sueño.

-Haz yoga, meditación o alguna práctica que realices a diario dentro de tu sueño.

-Habla otro idioma en tu sueño.

-Intenta tener un sueño que tuviste hace años y disuélvelo para comprobar que los sueños sólo son una ilusión más.

-Acércate a tus familiares y más cercanos en los sueños, sobre todo a los que duermen en la misma casa que tú.

Artículos de ensoñación

Libro: Galopando entre sueños

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Articles

Chamanísmo

Retiro de Chamanismo

Retiro de CHAMANISMO Un retiro de chamanismo en Semana Santa, del 8...

Chamanísmo

Laberintos sagrados

De forma general, podemos encontrar dos tipos de laberintos, unos a través...

Chamanísmo

Aliados de poder y el inconsciente colectivo

La mente no es una energía divisible e individual, sino una manifestación...

jaguar
Chamanísmo

Meditación chamánica guerrero interior y totems felinos

Meditación chamánica Guerrero interior Esta meditación la utilizan chamanes para recuperar la...