mountain
Chamanísmo

El alma de la montaña

El alma de la montaña

La montaña te observa,

impasible decide sobre tu vida.

Y si lo desea te deja ascender hacia su cima.

Muchos creen que penetran una tierra sin más, un reto más en sus vidas, y allí, en vez de ver una montaña callada, sólo ven su ego con un reto más. Antes de dar un paso, aprende a pedir permiso a la montaña, o al guardián de la montaña. Y si no crees en nada, aprende a pedir permiso dentro de ti, a tu alma. La montaña elegirá si te deja pasar, si te caes, si te mareas en el viaje, si te quedas sin alimento, si tu vida corre peligro.

La montaña es un Ser. Realmente en esta sociedad apresurada hemos olvidado lo que siempre se supo: la Naturaleza es un gran Ser, un espíritu amable y compasivo. Los árboles, las flores, los arroyos, incluso las rocas tienen vida, una vida que se descubre ante los ojos inocentes y respetuosos. Tras varios días durmiendo en la montaña, tal vez un espíritu amable que viva en el bosque te muestre algo de su interior. Tal vez tu arrogancia no te permita conocer nada más del bosque, nada de las piedras, de los árboles.

Muchos preguntan: ¿Qué te dice un árbol?

En tu lenguaje, nada. En aquello que conoces, en ese dialogo repetitivo y superficial que vives en tu día a día, el árbol no dice absolutamente nada, es más, puede que se ría de tu idiotez. Un espíritu con más de 100 años, con más de 1000 años, que bordea todos los árboles de la ladera de aquella montaña te mira con curiosidad, tú que intentas escucharlo y ni si quiera lo respetas.

Y cuando tu mente se calma y escucha, cuando tu corazón se abre y siente, en esa percepción sutil, el río es un canto divino, la roca te susurra desde su interior, los árboles te mueven y te envuelven. Y así, en su vaivén, en su extraña conversación, en sus juegos, tal vez te dejen pasar y te digan algo más allá de tu creencia establecida.

Mira la Naturaleza como un ser vivo, como un espíritu sabio y consciente. Primero aprendiendo a respetar tu propia Naturaleza, luego aprendiendo a descubrir aquella que te rodea: el agua, las montañas, las rocas, el fuego, el aire. Tu rostro, tu tiempo que pasa, tu fluir en la vida, tu pelo, tu piel, tu cuerpo, tus pies sobre la Tierra. Aprende a bendecir lo natural.

La montaña tiene alma, una conciencia sutil y evolucionada que escucha, se comunica y se mueve. Tú puedes ver la montaña quieta, a disposición del sino de fuerzas superiores, y así, de igual manera, desde lo ignorante, uno puede ver al humano quiero, detenido en su tiempo, a disposición de cualquier fuerza que lo dirija denominada destino. Pero cuando alguien descubre realmente al humano, descubre un mago guerrero, responsable de su propia vida y de su destino.

Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Articles

Chamanísmo

Retiro de Chamanismo

Retiro de CHAMANISMO Un retiro de chamanismo en Semana Santa, del 8...

Chamanísmo

Laberintos sagrados

De forma general, podemos encontrar dos tipos de laberintos, unos a través...

Chamanísmo

Aliados de poder y el inconsciente colectivo

La mente no es una energía divisible e individual, sino una manifestación...

jaguar
Chamanísmo

Meditación chamánica guerrero interior y totems felinos

Meditación chamánica Guerrero interior Esta meditación la utilizan chamanes para recuperar la...